La sentencia señala que la clausura fue adoptada por el órgano competente y con consentimiento del titular del derecho de usufructo.

Pamplona-Iruña, 15 de enero de 2019

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha avalado la resolución de Alcaldía del Ayuntamiento de Pamplona de noviembre de 2016 por la que se aprobó de forma definitiva la clausura de la cripta situada en el Monumento a los Caídos como lugar de enterramiento.

Ha estimado el recurso de apelación presentado por el Consistorio pamplonés frente a sentencia del Juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Pamplona que estimó en junio del año pasado un recurso promovido por dos familias de personas allí enterradas, las del general José Sanjurjo y la de los hermanos Dimas y Joaquín Aznar Zozaya, contra la resolución de Alcaldía que ordenó la clausura de la cripta como cementerio, resolución que sentó las bases para la posterior exhumación de los cuerpos.

La sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra señala que “la orden de clausura de la cripta integrada en el conocido como Monumento a los Caídos, atendiendo a su consideración como lugar de enterramiento, y con exhumación de los restos mortales allí existentes fue adoptada por el órgano competente para ello, que es el propietario del edificio y con consentimiento expreso del titular del derecho de usufructo sobre la misma, siguiendo el procedimiento legalmente previsto y sin vulneración normativa alguna”. El edificio es un bien propiedad del Ayuntamiento de Pamplona con un derecho de usufructo del Arzobispado. Las dos entidades acordaron que la cripta dejara de ser lugar de enterramiento, por lo que ninguna persona tiene derecho a que la cripta sea un cementerio.

La nueva sentencia rebate los argumentos dados por buenos en la anterior

La sentencia conocida ahora va desgranando los distintos puntos en los que se basaba la sentencia que estimaba el recurso interpuesto contra la resolución de Alcaldía. Por ejemplo, la sentencia del Juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Pamplona señalaba que el Ayuntamiento carecía de competencia para ordenar el cierre de la cripta en aplicación del Decreto Foral 297/2001 que regula el Reglamento de sanidad mortuoria, argumento que la nueva sentencia contradice ya que aunque no sea un cementerio propiamente dicho sí alberga restos mortales, de manera que la administración titular del inmueble sería competente para ordenar su clausura y disponer la exhumación de los restos.

Tampoco la nueva sentencia entiende en qué se basó la anterior para decir que se infringían algunos preceptos legales o que se había vulnerado el principio de legalidad. Al contrario, recoge que la decisión es conforme al ordenamiento jurídico. A propósito de considerar que la decisión de clausurar la cripta no tiene encaje en la Ley 52/2007 de Memoria Histórica explica que aunque no impone la clausura de espacios como este tampoco lo impide.

Más adelante, la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra señala sobre la infracción de la legislación del patrimonio histórico y de urbanismo por afectar a un bien catalogado que “en ningún caso se puede proteger restos cadavéricos; se protege el edificio… o la cripta donde existen los enterramientos”.

Tras la última sentencia, existe posibilidad de recurso de casación ante la misma Sala del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Fuente: https://pamplonaactual.com/