LA BANDERA DE LA CASA DEL PUEBLO DE ORTUELLA TROFEO DE GUERRA.

por triskelpablo

De la incautación a su exposición como elemento histórico.


Aiyoa Arroita Lafuente & Jesús Pablo Domínguez Varona.


“Trofeo de guerra” es todo aquel elemento de fuerte carácter simbólico, el cual es sustraído al enemigo como consecuencia de triunfos militares, ya sea en las batallas mismas, o como consecuencia de éstas.

En la antigüedad, estos solían tratarse de puñales, espadas, corazas, escudos, estandartes, cascos, etc. También fueron trofeos algunas partes del cuerpo humano enemigo, como manos, orejas o las propias cabezas, caso documentado ampliamente entre las tribus galas en la edad del hierro y algunas de la península ibérica. Era costumbre colocar las cabezas en la entrada de las casas como signo de poder y valentía, a más cabezas más rango militar. Más recientemente, durante la invasión musulmana de la península, las huestes árabes tenían por costumbre el apilar las cabezas de los enemigos tras el final de la batalla.

Afortunadamente con el paso del tiempo, el interés por los trofeos de guerra pasó a las banderas, a cuyo alrededor se desarrollaban actos de heroísmo para evitar que estas caigan en las manos del enemigo. Recordemos que siempre ha existido en los campamentos militares el entrenamiento de “atrapa la bandera”, que acaba con la enseña contraría capturada en el escenario de juego de guerra. Hoy son los juegos de “pinbal” los que han heredado ese juego de guerra como elemento lúdico militar de fin de semana.

TROFEOS DE GUERRA EN MUSEOS Y COLECCIONES PARTICULARES.

Hoy en día existen multitud de trofeos de guerra de una u otra contienda en las vitrinas y fondos no expuestos de museos en toda la geografía española, principalmente en museos relacionados con el ejército. También hay trofeos de guerra en colecciones de museos históricos y etnográficos en fondos relacionados con alguna batalla local o de la propia guerra civil.

Además se conoce la existencia de “colecciones particulares” con trofeos de guerra que solo algunas personas elegidas han podido ver o que ocasionalmente, debido a falta de liquidez, son vendidas en subastas públicas o privadas.

Estos materiales son muy “golosos” de poseer, fuera de su mero interés histórico, en el que algunos sacan partido económico a consta de venderlos.

La forma en la que llegan a los museos y colecciones particulares son siempre similares. Alguien robó, incautó o se encontró abandonada ese trofeo de guerra-bandera en el campo de batalla, sede de algún sindicato, partido político o cuartel militar y la guardó por mero interés militar o con la intención de “comerciar” con ella de forma económica.

Otras muchas banderas capturadas durante el combate fueron quemadas o destrozadas con virulencia tras el fragor de la batalla, como un acto reflejo de venganza.

Las que lograron sobrevivir fueron a parar a dos tipos de lugares. En primer lugar a los museos o salas militares del ejército, traídas por los propios soldados que las capturaron para ser exhibidas con esa función expresa de trofeo de guerra. Y en segundo lugar a manos de particulares que bien por dinero, comida o regaladas, fueron a parar a museos locales y colecciones particulares.

elosegui.01

Joseba Elosegui “incautando” la ikurriña en el Museo del Ejército. Diario El Pais, 9 de junio de 1984.

Entre las banderas capturadas por el enemigo, destacan la ikurriña del batallón Intxarkundia que los franquistas guardaron y que se exhibía en el Museo del Ejército de Madrid. Recordar que ésta fue la que en 1984 el diputado del PNV Joseba Elosegui“incautó” de la sala donde estaba expuesta.

Otra ikurriña, de un batallón nacionalista, arrebatada por el enemigo esta expuesta en el Museo de la Legión de Ceuta como trofeo de guerra.

También la enseña vasca incautada en el Batzoki de Gautegiz (Vizcaya) está depositada en el Archivo de Salamanca, ahora Centro Nacional de la Memoria Histórica.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) siempre ha querido que se devuelvan los símbolos y banderas que en su día fueron capturadas por el ejército sublevado franquista durante la guerra civil. Por ello registró en 2014 una propuesta no de Ley en el Congreso de los Diputados para que se devuelvan y que actualmente están dispersos en distintos museos militares y otras dependencias. Para el PNV,  la exhibición de estos objetos incautados en museos e instituciones del Estado es “una ofensa para la memoria histórica” que ya es hora de subsanar esa “injusta situación”.

Esa opinión es compartida por muchas asociaciones memorialistas y otros partidos, que señalan que no sólo hay ikurriñas en los museos militares, sino también hay emblemas o banderas del PSOE, de la UGT, de la CNT, del PCE y de todos aquellos que combatieron el alzamiento militar contra la República y la dictadura.

fotosceuta_2015_06_18_23_23-1

La Ikurriña como “trofeo de guerra” en el Museo de la Legion de Ceuta. https://elfarodeceuta.es/alegan-problemas-juridicos-para-devolver-la-ikurrina-del-museo-de-la-legion-de-ceuta/

Por el momento el Estado, representado por el Gobierno de turno, no tiene intención de devolver ningún trofeo de guerra y los considera propiedad de los que los capturaron o donde están depositados. Hasta ahora los sucesivos Gobiernos consideran que esas banderas “forman parte del Patrimonio Histórico Español y pueden ser visitados por el público en general”.

Por el contrario, la bandera republicana que ondeaba en el balcón del ayuntamiento de Berriatua en Bizkaia en 1937 y que fue incautada por el general italiano Gianni Annoni, fue devuelta por el abogado del que se la llevó en el año 1972. No fue hasta 2009 cuando volvió a ondear para homenaje de todos. En la caja de madera que se guardaba reza “1937. Arrebatada sin odio. 1972. Devuelta con cariño al pueblo de Berriatua”.

berritxu09b

Bandera republicana de Berriatua. http://ahaztuak1936-1977.blogspot.com/2009/04/acto-en-berriatua-la-bandera.html

EL MUSEO DE AMIGOS DE LAGUARDIA.

En Laguardia-Biasteri (Alava), en la Rioja alavesa se encuentra el Museo de la Sociedad Amigos de Laguardia. Se localiza en la calle Mayor y en la actualidad no se encuentra abierto para su visita de forma permanente. Solo se abre en fechas señaladas como Semana Santa o verano o para visitas concertadas.

El origen de este museo hay que buscarlo hacia 1934 cuando los socios fundadores Carlos Sáenz de Tejada y Alvaro de Cortazar deciden organizar la Sociedad Amigos de Laguardia, asociación cuyos fines eran el impulsar el “progreso moral, cultural y material de la Villa”. Para ello se dedican a la recuperación de materiales arqueológicos e históricos para la divulgación de la historia y patrimonio local.

Cuando en 1936 se produce el golpe de estado contra la República y como consecuencia del fracaso estalla la guerra civil, deciden incorporar a la colección y fondos de la Sociedad y futuro museo materiales de la guerra.

Carlos Sáenz de Tejada, de ideas políticas tradicionalistas carlistas, se posiciona con el bando de los sublevados al igual que la gran mayoría de los habitantes de Laguardia. Además era un pintor, cartelista, figurinista, decorador e ilustrador identificado con la producción artística del bando sublevado para el que hacía cartelería y murales. Esa función de propagandista le hizo conocer de cerca los campos de batalla y tener una relación directa con los soldados franquistas, los objetos y materiales que estos traían de las zonas y ciudades conquistadas.

De esta forma fue haciéndose con los fondos materiales de la guerra civil que tiene el museo en depósito, comprados por dinero o cambiados por comida a los soldados que los tenían y que afortunadamente no habían destruido. En toda la retaguardia era muy común el mercadeo de objetos y materiales saqueados tras la batalla al enemigo y en los pueblos donde estos habían entrado. Todo valía y todo tenía un precio.

Hoy en día la Sociedad Amigos de Laguardia-Biasteriren Adiskide Elkartea, posee una de las colecciones sobre la Guerra Civil más peculiares e interesantes de cuantas existen en la actualidad por la variedad y calidad de sus piezas, sobre la guerra civil española.

Una compilación que alberga propaganda política, pasquines informativos, insignias y pins, sellos, vales, billetes y moneda, así como banderas y cartelería propagandística, mapas, munición o equipos de combate, pasando por cartas y notas personales, cartillas de racionamiento y un largo etc. de piezas de toda índole.

La colección es imparcial y ha procurado la misma obstinación por preservar documentos y piezas de ambos bandos, evitando en lo posible su destrucción o desaparición.

En el inventario de materiales del fondo del Museo tenemos varias banderas capturadas como trofeo de guerra. Entre ellas destacan una republicana con la leyenda bordada “BATALLON DE INFANTERIA Nº 123 SANTANDER” u otras más cercanas geográficamente a Bizkaia, como por ejemplo la de “MUJERES PROLETARIAS DE RECALDE BERRI. RADIO NORTE COMUNISTA BILBAO”, otra de los “TRABAJADORAS DE CARRANZA UHP. RDO. DE SUS CAMARADAS” y la que más nos interesa “CASA DEL PUEBLO U.G. DE T. ORTUELLA”.

LA BANDERA DE LA CASA DEL PUEBLO DE ORTUELLA.

La Mesa de la Memoria Ortuella- Ortuellako Memoria Mahaia y el blog Crónicas a pie de fosa había programado desde hacía meses las III Jornadas de Memoria Histórica, en las había actividades como conferencias, teatro, recital de poesía republicana y una exposición fotográfica en la que veníamos trabajando desde hace más de un año. La misma había comenzado como un proyecto de recuperación de testimonios a las personas mayores del municipio llamado “Recuperando Memoria”, a través de entrevistas personales y el relato oral de sus protagonistas. En ellas también nos habían aportado fotografías y documentos de sus archivos familiares personales. Con todo ese ingente material hicimos una selección para mostrar el trabajo realizado y pensamos que una exposición con esas fotografías y documentos la mejor manera de hacerlo.

Cartel Jornadas Marzo 2019-1

Cartel de las III. Jornadas de Memoria Histórica en Ortuella.

Hace poco menos de 2 meses, mientras estábamos inmersos en la organización de las Jornadas y la propia exposición en si,  el compañero Imanol de la Asociación Oroitzuznos informó de la noticia de que la bandera de la Casa del Pueblo de Ortuella, incautada como trofeo de guerra por las tropas franquistas tras su entrada el 23 de junio de 1937, estaba en el Museo de la Sociedad Amigos de Laguardia en Alava. Su fuente eran unas fotografías que le había visto a través de terceros y las cuales no había guardado.

Como toda información que nos llega hay que contrastarla, decidimos buscar más pruebas de ello. No había una sola mención ni fotografía en internet sobre ella, tan sólo noticias de prensa de varias exposiciones realizadas por ese museo con sus fondos de la guerra civil en las cuales salían imágenes de varios materiales pero entre los que no se encontraba la citada bandera.

Al final, pocos días antes de la inauguración de la exposición fotográfica “Ortuellako Memoria” (Memoria de Ortuella) que teníamos programada para el día 1 de marzo, dentro de las actividades de las III Jornadas de Memoria Histórica, Imanol nuevamente nos pasó un pendrive con varias fotografías de varios materiales del fondo del museo, entre las que se encontraban dos donde se ve expuesta la bandera. Fue en una exposición celebrada en Laguardia en los años 90 por la Sociedad Amigos de Laguardia en la que mostraban sus fondos relacionados con la guerra civil.

Con posterioridad a la divulgación de la exposición a la prensa, varios amigos investigadores de la guerra civil en Bizkaia y en el País Vasco en general, nos comentaron que “ellos ya conocían” la existencia de la citada bandera en Laguardia, pero que suponían que nosotros ya lo sabíamos. La verdad es que no teníamos ni idea y si hemos de ser sinceros, tenemos que decir no conocemos ni sabemos de todo , somos unos “manzanillos” en algunos temas de la guerra civil y que cada día aprendemos una cosa nueva.

IMG_20190301_125453

Exposición fotográfica “Ortuellako Memoria” en la O.K.E. (Ortuellako Kultur Etxea) realizada por la Mesa de la Memoria Ortuella entre el 1 y 22 de marzo de 2019. Fotografía propia.

Contactamos con ellos por teléfono y después de facilitarnos la posibilidad de préstamo y cesión de la misma, quedamos en ir a Laguardia y traernos la bandera para esta exposición durante el tiempo que dura la misma. Los responsables del Museo y Sociedad de Amigos nos recibieron muy bien y fueron muy amables y corteses. Nos enseñaron las instalaciones y la exposición permanente que tienen a la vista, además de la esperada caja que guardaba las banderas y enseñas militares. Allí había de todo, banderas y banderines de ambos ejércitos, sindicales y políticos, todos perfectamente conservados a pesar de los años pasados. Al final de la caja un pequeño susto porque la bandera de Ortuella no aparecía y que finalmente estaba en otra caja. Entre todos los presentes, un grupo de más media docena de personas, entre nosotros dos y los de la Sociedad de Amigos, extendemos suavemente la bandera como si fuese el último objeto conservado de nuestra historia. El momento fue muy emotivo para nosotros, alejado de cualquier interés político. Era la bandera de un sindicato de Ortuella desaparecida durante la guerra y con eso nos bastaba, historia primero y memoria después. Regresaba a Ortuella tras 82 años de exilio forzoso en concepto de préstamo y cesión para la muestra.

La bandera es de gran tamaño realizada en seda de color rojo con la leyenda bordada CASA DEL PUEBLO U.G. DE T. ORTUELLA y unas manos en el centro dándose la bienvenida también bordadas. Sobre y bajo ellas tienen lo que suponemos son dos “ojos” bordados esquemáticos. Está catalogada en los Fondos de la Guerra Civil del Museo y registrada como “Ia-18”

IMG_20190304_202349

Bandera de la Casa del Pueblo de Ortuella. Expuesta en la OKE de Ortuella en marzo de 2019 y cedida por la Sociedad Amigos de Laguardia (Alava). Fotografía propia.

La historia nos cuenta que tras ser incautada como trofeo de guerra por los soldados franquistas el 23 de junio de 1937, quedó en posesión de alguno de ellos. Los soldados las vendían o cambiaban por comida a quien las quisiera, al igual que cualquier otro material que cayese en sus manos. De esa forma nos cuentan que llegó la bandera a la colección de la Sociedad Amigos de Laguardia.

En el momento de extenderla de su royo de transporte, vimos algo que en Laguardia no pudimos apreciar y de lo cual tampoco nos informaron. En la parte superior derecha de la bandera, haciendo esquina, aparece bordado boca abajo el nombre de su bordadora Goya Ruiz y la fecha 1932.

IMG_20190227_180735

Detalle de la firma bordada en una esquina de la bandera con el nombre de Goya Ruiz y fecha 1932. Imagen propia.

Este descubrimiento nos hizo mucha ilusión y desde ese mismo momento comenzamos con las investigaciones para saber quién fue Goya Ruiz y su papel en el bordado de esa bandera.

Las primeras investigaciones nos llevan a dos familias como descendientes de Goya Ruiz, pero al final, gracias al historiador local José Rodríguez “Pepín”, nos indica el camino correcto a una de ellas. Con los datos obtenidos y un teléfono con el que contactar localizamos a Mari Cruz, sobrina de Goya Ruiz en Castro Urdiales (Cantabria). A los pocos días visitaba la exposición con su familia y entre emoción y alegría conocía la bandera que bordó su familiar hace 87 años. Además trajeron una fotografía de Goya para poner junto a la bandera que bordó y que pone cara a la firma que estampó en 1932.

Goya Ruiz Ibarra era vecina del barrio de Nocedal en Ortuella, nacida en 1907. Bordó la bandera de la U.G.T para la Casa del Pueblo de Ortuella de forma gratuita, ya que ella misma era militante del sindicato obrero socialista. Ella relató a su familia su labor al hacer la bandera y el suceso de su desaparición. También que por su filiación sindical y por el mismo hecho de bordar la bandera la detuvieron, ya que algún vecino o vecina la denunció por ello ante las nuevas autoridades franquistas, aunque al final la soltaron a los pocos días.

Goya Ruiz Ibarra

Goya Ruiz Ibarra bordadora de la bandera de la Casa del Pueblo de Ortuella, afiliada al sindicato socialista U.G.T. local. Fotografía propiedad de la familia cedida a la Mesa de la Memoria Ortuella.

La bandera fue hecha y bordada en 1932 para la Casa del Pueblo de Ortuella e incautada en junio de 1937. Ha estado depositada en los fondos del Museo de la Sociedad Amigos de Laguardia desde por lo menos ese mismo año o inmediatamente después. Se la ha expuesto en varias ocasiones (1994 y 2016) en Laguardia y es la primera vez que sale de su lugar de custodia hasta la localidad donde fue “capturada” hace ahora 82 años.

El día de la inauguración de la muestra fotográfica fue un autentico éxito, tanto por el trabajo realizado con los 49 paneles que suman más de un centenar de fotografías y documentos, algunos de ellos inéditos. La bandera fue el reclamo principal de la misma y que mantuvimos en secreto durante varios días. Junto a ella un maniquí vestido de miliciano con una manta de campaña original de 1937, cedida para la ocasión por la compañera de La Mesa de la Memoria OrtuellaMaite Santaeufemia y que perteneció a su padre Santiago Santaeufemia Varela, miliciano del batallón comunista “Facundo Perezagua”.

IMG_20190304_202855

El maniquí  herido “Patxi” con la manta del miliciano comunista Santiago Santaeufemia del batallón Perezagua. Fotografía propia.

Un largo viaje por la historia con final agridulce que tendrá lugar tras el 22 de marzo al acabar la exposición y tenga que regresar a Laguardia. Unas cortas vacaciones para la bandera de la Casa del Pueblo de Ortuella, que vuelve a ver su pueblo de origen. Después otra vez la oscuridad y la soledad de un cajón a la espera de otro corto periodo de libertad en una sala de exposiciones.

AGUR BANDERA, AGUR.