NUEVO ATAQUE A LA MEMORIA HISTORICA

Durante estos últimos  días se ha vuelto a producir un nuevo ataque a símbolos memorialistas en la Cendea de Oltza. En concreto un ataque con pintura verde contra el monolito de homenaje a Juan Bozal Uriz (alcalde de Caparroso), asesinado y enterrado en la cuneta en el 1936, entre los términos de Arazuri y Ororbia en el paraje llamado Lezkairu.

Desde el Kolektibo Zurbau tenemos claro que no se trata simplemente de un acto vandálico, la sucesión de ataques a símbolos memorialistas que se vienen sucediendo en nuestros pueblos es indicativa de que la motivación de estos ataques es exclusivamente ideológica, y motivada por el odio hacia lo que representan estos símbolos.

Cuando estos vándalos de ultraderecha atacan estos símbolos memorialistas en recuerdo de los republicanos asesinados por el fascismo pretenden, por una parte, humillar a las víctimas y a su memoria, pero también persiguen lanzar un mensaje de que los herederos ideológicos de los asesinos siguen estando presentes en nuestra sociedad, es por ello, que estos ataques no deben quedar impunes ni ser pasados por alto.

El ataque ahora perpetrado nos hace temer el repunte de ideologías, comportamientos y actitudes que se creían superados y debemos estar alerta para combatirlos con todos los medios a nuestro alcance y calificarlos sin ningún lugar a dudas como una “provocación fascista”.

     El Kolektibo Memorialista Zurbau de la Cendea de Oltza, considera que ante cualquier ataque que suponga borrar o manipular la historia de los hechos ocurridos en nuestro pasado no tan lejano, es un ataque a quienes lucharon por la libertad y los derechos de las personas de la clase trabajadora. Y ante estas actitudes no queda mas remedio que denunciarlas, rechazarlas y revertirlas lo antes posible.

En esta ocasión la pintura verde no ocultara el respeto y homenaje que les ofrecemos a quienes con su vida defendieron la libertad de sus pueblos y de sus gentes.

 

 

 

Kolektibo Memorialista Zurbau